Un arresto. Hollande, e' una guerra